Macrotipo

Minúsc/Mayúsc

todo a MAYUSCULAS
todo a minúsculas

Argentina avanzó en el Tratado de Marrakech, lo que permitirá mayor acceso a la cultura

Esta semana se aprobó en la Cámara de diputados de la Nación, con 233 votos positivos, la modificación del artículo 36 de la Ley de Propiedad Intelectual, que posibilita la plena implementación en nuestro país del Tratado de Marrakech. El Tratado de Marrakech es la legislación internacional que facilita la producción de material accesible para personas con discapacidad y el intercambio entre países sin que ello signifique un perjuicio a las leyes de derecho de autor.

Este tratado ya había sido ratificado por Argentina, pero la legislación vigente entraba en contradicción con algunos aspectos del documento. Ahora la ley permitirá el intercambio transfronterizo de las obras en formatos accesibles producidos por entidades autorizadas.

El proyecto con media sanción del Senado facilita el intercambio con otros países de libros adaptados y ofrece excepciones a los derechos de autor para quienes modifiquen las obras. Se trata de un tratado internacional impulsado por organizaciones civiles que defienden los derechos de personas con discapacidad y es administrado por la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI).

La ley da la posibilidad del intercambio transfronterizo entre organizaciones de nuestro país que realizan producciones de libros accesibles y organizaciones del resto del mundo que realicen la misma producción y se encuentren bajo esta normativa. A su vez, incorpora excepciones para incluir a las personas sordas, lo cual permite, por ejemplo, generar videolibros en Lengua de Señas Argentina.

Según explica Virginia Inés Simón, coordinadora del Observatorio del Tratado de Marrakech en América Latina, el tratado tiene dos ejes. Por un lado, “permite una excepción en las normas de derechos de autor para que quienes tienen dificultades de acceso a la lectura convencional, sus tutores o las entidades autorizadas puedan generar obras adaptadas en el formato necesario”. Esto último incluye una enorme gama de formatos, desde los lectores de pantalla hasta braille, videolibros o “lectura fácil” (un modo de escribir que facilita la comprensión), entre otros.

En este contexto, el colectivo Bibliotecarios al Senado impulsa la aprobación del proyecto de ley S-1718/62, que tiene media sanción del Senado. Este amplía las excepciones a las restricciones citadas previamente, incluyendo dentro de la exención a “cualquier discapacidad sensorial” que impida el acceso a la lectura convencional y entendiendo a las bibliotecas dentro del grupo de “entidades autorizadas”.

Tras gestiones del director de la Biblioteca del Congreso de la Nación, Alejandro Santa, y de la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas (IFLA), Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados, se comprometió a darle tratamiento al proyecto de ley.



Fuente: FAICA, Redacción

IMAGEN DESTACA: Una serie de libros de canto forman una congestión laberíntica.