Macrotipo

Minúsc/Mayúsc

todo a MAYUSCULAS
todo a minúsculas

El chueco Fangio

$710.00

Un siglo de vértigo
Autor: Daniel Roncoli
Ilustraciones: Fernando Rossia

Editorial: Párrafo aparte
Temática: Cuento
Año: 2011

Para en el 4 de agosto de 1957, en Nürburgring (Ale­mania) Fangio le regala a los ojos impresionados del nieto de Kito Cárdenas el mejor triunfo de su vida. El Chueco en su Maserati 250F lidera la carrera con maestría, le saca veintiocho segundos a las Ferrari de Hawthorn y Collins para después detenerse en boxes y, como estaba previsto, resigna su ventaja pero pierde además cuarenta y ocho segundos, una eternidad en cualquier competencia de máximo nivel. Faltando diez de las veintidós vueltas previstas inicia una impresionante recupe­ración, batiendo nueve veces el récord de vuelta. En el penúltimo giro supera sucesivamente a los dos pilotos de Ferrari, uno en la recta de atrás de boxes, al otro en la zona del puente de Breidscheid, y consigue la victoria que le otorga su quinto título de F1 con casi cuatro segundos de luz sobre sus seguidores y lo convierte para los tiempos de los tiem­pos, simplemente en el Quíntuple.

Este producto no se vende online

Descripción

Un siglo de vértigo
Autor: Daniel Roncoli
Ilustraciones: Fernando Rossia

Editorial: Párrafo aparte
Temática: Cuento
Año: 2011

Para en el 4 de agosto de 1957, en Nürburgring (Ale­mania) Fangio le regala a los ojos impresionados del nieto de Kito Cárdenas el mejor triunfo de su vida. El Chueco en su Maserati 250F lidera la carrera con maestría, le saca veintiocho segundos a las Ferrari de Hawthorn y Collins para después detenerse en boxes y, como estaba previsto, resigna su ventaja pero pierde además cuarenta y ocho segundos, una eternidad en cualquier competencia de máximo nivel. Faltando diez de las veintidós vueltas previstas inicia una impresionante recupe­ración, batiendo nueve veces el récord de vuelta. En el penúltimo giro supera sucesivamente a los dos pilotos de Ferrari, uno en la recta de atrás de boxes, al otro en la zona del puente de Breidscheid, y consigue la victoria que le otorga su quinto título de F1 con casi cuatro segundos de luz sobre sus seguidores y lo convierte para los tiempos de los tiem­pos, simplemente en el Quíntuple.